Cosas que una mujer debe alejar de su zona íntima

Apuntesempresariales.com.- La zona íntima femenina es la parte más delicada y sensible del cuerpo de toda mujer. Recientemente una revista de Estados Unidos publicó una lista con artículos y hábitos aparentemente inofensivos que deben evitarse para no afectar gravemente la vagina y los alrededores del pubis con irritaciones, quemaduras, enfermedades o infecciones.

Estos son:

Artículos sexuales: los vibradores de plástico flexible o goma gelatinosa, pueden rajarse y esconder microbios en sus ranuras por ello se  recomienda usar artículos de silicona, acero inoxidable o plástico duro que no se rompen ni deterioran y se deben lavar con agua y jabón antes y después de cada uso. Respecto a los lubricantes los especialistas aconsejan el uso de los elaborados a base de agua o silicona ya que los de aceite o vaselina son más difíciles de retirar de la zona íntima y pueden romper los condones.

Duchas vaginales y sprays íntimos: Las duchas vaginales, aerosoles y toallitas húmedas son innecesarias pues la vagina se autolimpia. Los aerosoles tienen químicos que secan la vagina, provocan desgarros y hacen vulnerables a bacterias y virus. Usar simplemente agua para limpiar la zona íntima es lo más recomendable.

Cremas depilatorias, máquinas de afeitar y productos con fragancia: Las cremas depilatorias pueden provocar heridas y exponer la vagina a infecciones y reacciones alérgicas mientras que el afeitado deja un leve sarpullido o sensibilidad. Los perfumes usados para dar  aroma a algunos tipos de papel higiénico, tampones, jabones, entre otros contienen aditivos que generan picazón, inflamación y erupciones en la vagina.

Tintes y tatuajes: La piel que rodea el pubis es más sensible que el cuero cabelludo, por ello cambiar el color del vello púbico puede ser peligroso.Tampoco se recomiendan los tatuajes temporales ya que el tinte de estos puede inflamar la vagina. Si el tinte entra en contacto con la vagina, causará dolor, heridas y hasta quemaduras.

Al respecto, el Dr. Juan Yaranga Abregu, ginecólogo de la Clínica Oncogyn, mencionó que estos objetos desencadenan todo tipo de infecciones cuyo  tratamiento debe ser de manera inmediata.

“La depilación y afeitado casi siempre producen infecciones debido a los cortes, recurriendo a los antibióticos o cremas locales para tratar estas lesiones. Lo ideal es usar una tijera para cortar el vello púbico. Por más cuidados que tengan al hacer el rasurado, éste siempre generará lesiones ya que la piel en esa zona tiene muchos pliegues y su cercanía al recto puede generar infecciones más graves. Es necesario que toda mujer valore su salud íntima y se aleje de ocasiones que pongan en riesgo su salud sexual e integral,” concluyó el especialista de Oncogyn.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.