Ajinomoto promueve el empleo de coproductos con miras a una agricultura sostenible

Residuos generados en procesos industriales tienen nuevos usos 

  • Gracias a su política de “no eliminar, ahorró 600 kilolitros de aceite por año, y redujo las emisiones de CO2 en 2.000 toneladas.

Apuntesempresariales.com.- La población mundial ya ha alcanzado los 7 mil millones de personas, y se espera que llegue a los 9.7 mil millones para el año 2050, según un informe presentado hace poco por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Esta cifra sugiere que la amenaza de escasez de alimentos se incremente a gran escala. Además, para alimentar al mundo, se tendrá que aumentar la producción de alimentos en un 50% respecto a las cifras de 2012. Si no existe alguna reacción, se calcula que 600 millones de personas sufrirán desnutrición para el año 2030 dado que, además, la producción agrícola disminuirá ostensiblemente.

Las causas de esta situación son: a) deterioro de la calidad del suelo por la falta de rotación de cultivos; b) migración de personas de las zonas rurales hacia las zonas urbanas, con el consecuente abandono de tierras de cultivo; c) lenta desertificación de tierras fértiles debido a la deforestación, el cambio climático y el uso de técnicas de cultivo no sustentables.

Reflexionando sobre este panorama, Ajinomoto Co. adoptó la idea de no eliminar los residuos generados en sus procesos productivos, si no volver a emplearlos. “Cada vez que se fabrica algo, surgen subproductos o ‘coproductos’, que son una gran oportunidad para el beneficio del planeta. Así que decidimos darles un buen uso”, anunció la empresa en su boletín mensual. 

Coproductos: el inicio de cultivos de alta calidad

El proceso de “compostaje” es una de las maneras más conocidas y antiguas de promover la agricultura sostenible. Sin embargo, el olor característico es algo con lo que tienen que lidiar los agricultores.

Bajo esta premisa, Ajinomoto Co. trabajó en su fábrica ubicada en Kyushu (Japón) e ideó fertilizantes sólidos usando coproductos provenientes del proceso de fermentación de aminoácidos. Sin embargo, lo más importante es que lo hizo sin adherir aceites pesados, y logró sustituirlos con una mezcla de fertilizante sólido y abono generado por granjas locales. Solo esta experiencia permitió ahorrar, 600 kilolitros de aceite por año, y reducir las emisiones de CO2 en 2.000 toneladas. Sin duda, una huella importante en favor del planeta.

El abono resultante no solo olía mejor, sino que resultó ser más eficaz al aumentar la calidad y el rendimiento de los cultivos de los agricultores locales. Ello permite asegurar un suministro estable de productos de alta calidad para que los distribuidores locales los vendan, beneficiando la economía local, así como a los consumidores, ya que tienen acceso a deliciosas frutas y verduras. 

Uso de productos para mejorar los coproductos

Los coproductos de Ajinomoto Co. son una gran fuente de fertilizantes, ya que contienen gran cantidad de aminoácidos, minerales y otros nutrientes naturales. ¿Tendría sentido agregar más aminoácidos y minerales a los coproductos para hacer un fertilizante aún mejor?

Sí que lo tiene. Agregar aminoácidos a los coproductos promueve el crecimiento de las raíces de las plantas, el crecimiento de la planta e incrementar el rendimiento de las cosechas. Asimismo, da a las plantas una mayor resistencia a enfermedades, así como frutos más dulces y sabrosos.

Los comentarios están cerrados.